Tres puntos clave para el desarrollo de los futuros profesionales.

Hace unos días comentaba un post de Linkedin que nos advertía de la sustitución de multitud de puestos de trabajo por la incorporación de la inteligencia artificial. Recomendaba entonces centrarse en el valor que podemos aportar más allá de los trabajos y decisiones rutinarios.

Eso vale para los profesionales actuales, pero ¿y los futuros?

Para los futuros profesionales, me parece que la formación que reciben actualmente se debe centrar en tres puntos clave: profundizar en el significado del entorno empresarial; conocimiento en los límites de la realidad; capacidad de relación de conceptos.

  • La inteligencia artificial no comprende los significados, solo es capaz de repetir relaciones, incluso semánticas. Tampoco es capaz de comprender emociones. Profundizar en el significado del entorno empresarial significa comprender el sentido de las cosas, ser capaz de apreciarlas y de juzgarlas en todas sus dimensiones.
  • La inteligencia artificial es capaz de relacionar grandes volúmenes de datos y trabajar tanto de forma estadística como individual, pero es incapaz de reaccionar a la excepción. Y esa excepción se produce en el ámbito más abstracto (la teoría) y en la práctica más directa (los trabajos artesanos).
  • Por último, la inteligencia artificial es capaz de recrear relaciones entre conceptos relativamente conectados a través de relaciones causales más o menos potentes pero no puede crear relaciones en ámbitos diferentes de su “conocimiento propio”.

Es difícil que estos puntos puedan constituir un modelo de vida para el conjunto de la población, pero son un punto de reflexión para seguir avanzando en el modelo de formación que requiere nuestro futuro.

Comparte tu experiencia