En la antigüedad, la alquimia era una creencia que estaba vinculada a la transformación de la materia.

Los alquimistas creían que la piedra filosofal roja era capaz de transformar metales innobles en oro, mientras que la piedra filosofal blanca transformaba en los metales innobles en plata.

La alquimia es considerada como una disciplina filosófica que incluye nociones de la química, la física, la astrología, la metalurgia, el espiritualismo y el arte.

En Alquimia del Talento creemos que cada persona tiene la capacidad de transformarse en oro, puede brillar por sí mismo, utilizando sus propios recursos y fortalezas. Mezclamos prácticas y metodologías de diferentes disciplinas para descubrir la fórmula de su transformación, la de sus equipos y su empresa en algo mucho más valioso y reconocido – esto es lo que nosotros llamamos “hacer alquimia”.

En nuestra experiencia, puedes sacar el oro que hay en ti a través de la combinación adecuada de las siguientes iniciativas de transformación.

 

 

Transforma tu empresa

Igual que ocurre con la creación de oro a partir de metales básicos (no nobles), una transformación digital y un cambio cultural afectan la estructura elemental de tu organización. Cuida desde RRHH y la Dirección de tu empresa a las personas y acompáñalas en este cambio para transformar los elementos no deseados en los elementos básicos para conseguir los resultados.

 

Reinventa tu liderazgo

Una dirección clara, con una estrategia bien definida, y una cultura deseada abren la conversación sobre liderazgo. Cuáles son las claves del liderazgo, cómo formar y gestionar equipos de alto rendimiento y cómo construir el entorno que aumentará el compromiso (Management 3.0) son los conceptos necesarios para garantizar que los resultados conseguidos sean sostenibles.

 

Mejora tu comunicación

Cada persona es importante cuando transformamos nuestros recursos en “oro”.  El cuidado de la imagen de marca, la coherencia entre lo dicho y lo hecho y una buena combinación de los planes de comunicación, ayudarán a facilitar la transformación. Trabaja con transparencia e implica a toda la compañía para asegurarte de que la alquimia sea bien entendida.

 

Impulsa tu productividad

Necesitamos impulsar la productividad para garantizar que los cambios en la estructura elemental de tu organización no se vean afectados negativamente. En nuestra transformación tenemos que pensar, por ejemplo, en el aprendizaje social y colaborativo, los ciclos de venta nuevos y consultivos, aumentar nuestra agilidad en la gestión de proyectos e incluso, cuáles son las nuevas habilidades directivas que deseamos potenciar.

 

Consigue tu propósito

Como sabes, muchos de nuestros resultados en cualquier ámbito no vienen de forma natural, necesitan algunos impulsos para garantizar que alcancemos nuestro propósito. Los directivos, líderes y equipos necesitan un enfoque emocionalmente más inteligente y cambiar su orientación y comportamientos para ser modelos de coherencia, trabajar sobre sus fortalezas y mezclarlas de la mejor manera para hacer brillar a sus equipos.

 

Agiliza tu compañía

Por supuesto, tu transformación debe ser suficientemente resistente. No querrás volver a ser plomo o estaño. Agiliza tu empresa para asegurarte de ello a través de tu departamento de Recursos Humanos y la forma en que administra el cambio y a las personas, siendo un ejemplo de flexibilidad y compromiso. Recuerda la importancia de manejar todos los componentes para que la química funcione.

 

La realidad para las empresas de hoy

Los mercados y las industrias se desarrollan a una velocidad cada vez mayor. Resolver los problemas empresariales de hoy en día de forma clásica ya no es suficiente, porque para cuando los proyectos han terminado, el entorno ya no es el mismo.

Para aportar valor, se necesita algo más que la resolución de problemas. Necesitamos ver el contexto, su desarrollo y la velocidad con la que se mueve. Necesitamos transformar nuestra empresa, construir con agilidad y capacidad de recuperación para adaptarnos y recuperarnos de las amenazas impuestas.

Estamos convencidos de que ya has leído estos mensajes muchas veces. Y seguro que ya te has planteado cómo abordar esta transformación. Sin embargo, para estar realmente adelantado al juego, incorporar la capacidad de recuperación, la agilidad, el cambio continuo en el ADN de tu empresa … ¿no necesitarías un poco de alquimia? Eso, te lo aseguro, lo hacemos muy bien:  estamos deseando pensar contigo para encontrar respuestas y soluciones, para ayudarte a explorar, descubrir y crear tu propia fórmula.